miércoles, 4 de marzo de 2009

azul

Te acuerdas de las dudas, dices: con una pequeña voz en off. Descifras los orgasmos con límite. Seamos francos, la pequeña luz "hard" proviene de la lámpara. Los delgados delfines, la sal "in to the" en aquellas comidas al borde de las cosas menos frías, lo inalámbrico, lo llevado al medio, las fechas, lo térmico y lo sonoro. Luego llegaste diciendo que vivías en los parques, en las franjas y las batallas. Se te hizo poco "poor" mi bello más erótico, medir al cabo, la prolongación, aquella temperatura de tus senos radiofónicos. Dije: de las líneas y los vasos, del líquido en las selvas y de los hombres a pie de playa: ya no queda nada de aquel caballo de lana, ni de Troya, y las líneas son penes cada día más fértiles, y el color de la carne viene dado por la práctica de sexo de una serie de glándulas sudoríparas incrustadas en el hipotálamo. Sí, es cierto. Siempre azul. -Buenas noches. Corto y cambio- (y suena un chasquido radiofónico que espanta a una decena de pájaros posados en un árbol cercano).

1 comentario:

Espiral dijo...

Estamos tristes? Estamos serios!! Aun así, me encantan tus palabras, serias y todo.

Me encantas.

Free counter and web stats