jueves, 12 de marzo de 2009

¿Y ahora qué? | TEXTO DEL MES

Entiéndaseme, me veo feliz porque te siento tal y como debía. No eres ni mucho menos intacta. Podría incluso hasta decírsete por propia voluntad que tienes lo que te mereces. Y aunque no puedo saberlo a ciencia cierta, lo hago a tientas pero sabiendo donde está cada cosa, la lámpara, aquella cómoda semiautomática, la estantería con los libros que nunca leíste hasta que empezaste segundo de carrera, incluso sabiendo, a sabiendas y a oscuras, donde dejabas los calcetines a la hora de dormir, tirados justo encima de una alfombra de malla occidental un poco carca, que se cambiaba en verano por otra más semigruesa. Porque éramos de otra generación ¿o ya no te acuerdas? Ahora te he visto y estás un poco mayor, demasiado para tu edad “la verdadera”. Tú, la que se quedó tísica de amor y raquítica hasta en los gestos. La mímica era lo tuyo y ahora te veo como desordenada pero ni mucho menos bella, sin gesto. Quizá lo que te hacía sublime era tu yo más autómata y breve, ahora te veo extensa y en tu rostro sólo veo una vida común fingida, que te tocó vivir porque no quedaba otra cosa. Qué fácil resulta escribir estas cosas que sólo tú y yo entendemos, y dirás que va y viene en Morse, tácito y explícito. Decidiste vivir una vida por despecho hacia mi y ahora eres ni mucho menos “la sílfide”, “ la bella”, “la delicada” y “envidiada por tantos y tan tontos. Tú, mi grillito azul, la que siempre llevaba ropa diseñada por mamá, tejida y cortada, medida y discreta, muy enigmática, tú, la bella de ojos oscuros y brillantes. Y sin embargo ahora veo una mirada menos tuya, permíteme la licencia de decírtelo muy breve, como al oído. Qué desamparo… 7 años sin verte ni siquiera en islotes de piel, y ahora que te veo, en una fotografía reciente te me quedas pálida en las manos, como tiritando, convertida en rododendro, se fue poquito a poco la parsimoniosa, la sinfónica, la que incluso me cantaba esferas y estrofas al oído. ¿Qué ha sido de ti?, ¿y por qué?. Todo lo que hiciste después de mi lo hiciste por despecho y contrario a lo que eras. Incluso lo que estudiaste en una ciudad que no era la tuya… aunque siempre nos dijimos que ninguna ciudad era nuestra… eso es verdad… pero, muy contraria a ti toda tu puritita vida, hasta te rodeaste de hermeneutas, aquellos a los que odiabas hoy son estos con los que compartes pan y mesa, y de vez en cuando, para celebrar algo que no es tuyo, vino de mesa caro comprado en un supermercado a última hora. Yo, que te compraba vinos con antelación, muy morados y sin nada sintético. Por eso reías más y mejor que en tus fotos ahora… deberías al menos exigir buen vino –no comprado a prisa y a última hora-. Fue lo último que te dije antes de marcharme, ¿te acuerdas?:- Grillito azul, vive una vida en la que seas feliz, y no seas nunca actriz secundaria en ella. Si te empecinas en crear una vida, con gente inadecuada y lugares inadecuados sólo para que a mi me despiertes celos, ya te estarás equivocando, no por mi, que también, sino por ti. La vida es otra cosa, o no se cual, pero sé que es otra cosa, lo he visto en los libros… Y te empeñaste en crear una vida poco o nada tuya, sólo para crearme un celo repentino que nunca lograste y cuando te diste cuenta ya eras lo que eres hoy, y dar un paso atrás a veces cuesta, dímelo a mi, que me fui de tu lado porque berreabas canciones inexistentes. Pero ahora no me culpes, no tienes lo que te mereces, pero si lo que te buscaste. Disfruta cuanto sea posible de ella. Y cuando algo no te guste, tápate los oídos fuerte y cierra los ojos, allí estaré yo con tu sidecar favorito… aunque inmóvil. Te lo dije, te lo dije, te lo dije, te lo dije… joder te lo dije… ¿Y ahora qué? Suena un chasquido de fondo y resulta que es un banco de peces jugando al póker y subiendo la apuesta…

3 comentarios:

Espiral dijo...

Pues dejar perder tu mano y tus palabras, a mí me parece estúpido.

Y se dará cuenta. Esperemos que no sea demasiado tarde.

Beso

sobrino dijo...

Ya es demasiado tarde, te lo aseguro... han pasado tantos años... que hasta a mi me cuesta creerlo. Pero todo esto es fruto de una paupérrima concepción de la existencia. Eso me produce sarpullido Espiral.
Muchos besos y varios

yo dijo...

curiosa tu indescriptible forma de suponer vidas q ni ves ni conoces no?

Free counter and web stats