domingo, 29 de agosto de 2010

shape & structure


(Reproducir para leer el texto)




Imagínate, mecida dentro de un Preludio en Sol Mayor, Op. 28, 15. 'Raindrop', de Chopin.
¿Donde vas?.

Cuando las horas caen como hojas balanceándose,y de fondo, se aleja precipitada la razón de un elefante. Ardilla voladora es un sarcasmo precioso.

Imagina cuanto puedas un martes cualquiera, cuando ya es de noche, y se escucha la respiración de un pianista en una pieza nocturna. Las luces de la ciudad que aparecen dispersas formando un mapa sísmico venido a menos. Cuando no quedan aves sobrevolando las líneas blancas del asfalto.
Visto desde ahí arriba, todo bien podría ser la medida de un vaso, de un beso, o de cualquier parte dividida entre dos.

Imagina cuanto puedas que los balancines que intentan sostener una felicidad compartida se conviertan en cal, para café, como una pócima de la verdad.

Que las voces callen y las imágenes te persigan hasta el final de los tiempos.

Que el estrés y el enojo se divorcien, que se miren a los ojos y se sujeten del cuello mientras se asfixian el uno al otro.

Que las sensaciones se vuelvan mariposas y los rifles pasto donde descansen después de su gran vuelo.

Que amanezca un día, uno sólo, donde todo deje de ser importante menos las sensaciones venidas de tu boca y un tanto también de tu piel expuesta a la mía.

Que desaparezca el petróleo, la dinamita, las bacterias y el ántrax.

Que los animales se levanten en dos patas y luchen contra los ejércitos, que creen ser mejores “animales pensantes”.

Imagina que las piedras ruedan y ruedan y terminan formando una enorme montaña desde la que contemplar los 7 ríos más inmensos del mundo.

Deseo.

Deseo con todas mis fuerzas que la luna seduzca al sol, que se juren amor eterno y que estén juntos para siempre, porque cuando en verdad se ama para siempre nunca será demasiado tiempo.

¿Qué distingue la locura de la cordura?

No temas, nadie va a meter a nadie en el manicomio, los locos no viven ahí, viven comprando una vida feliz.

Te volveré a preguntar ¿Quién está más loco?.

¿Yo que me acepto como soy, que puedo volar y soy inmensamente feliz o aquellos que viven las reglas del mundo, en un closet de cristal desde donde todo se ve y es visto?
¿Yo que trato de cambiar el mundo siendo una persona feliz o aquellos que viven enajenados con absurdos sueños sin cumplir?
¿Yo que sé que el dinero es papel y que soy del tamaño de lo que creo o esos que son del tamaño de lo que miden y de lo que les alcanza para comprar?
¿Yo que sólo busco mi zona de confort o los inminentes que se pasan la vida encerrados en un cuadro del tamaño de sus ojos?

Creo que podría ser un buen momento para meditar sobre quién desea pasarse a este lado de los locos, quien se mira al espejo y trata de buscar a alguien que no existe o quien realmente es capaz de aullar o alzar la voz y ser mejor, no obstruir en la vida ajena y comenzar a vivir, para demostrar que no todos son materia.


Es hora de mi medicamento, ya casi amanece y la eternidad espera por un ser distinto, es hora de volar y comentar con las estrellas.
Si ya no están, pues las fabrico yo y las dispongo. 

Es el principio de una locura causante de felicidad... Disponer estrellas.

Descansen.

2 comentarios:

Espiral dijo...

Sigo leyendo...

Besitos

esther g dijo...

Es que eres...... me encantas... un abrazo enorme mi escritor favorito...

Free counter and web stats